Cooperación en primera persona

‘Los campos de cultivo están perfectamente alineados, dibujando cuadrículas sobre el terreno. Lo más impactante es, seguramente y teniendo en cuenta las condiciones en las que se encuentra la población,  ver las placas solares de las que obtienen la energía necesaria.

Mientras señalan orgullosos sus cosechas, una empieza a entender de forma más profunda el valor que Humana está aportando en el día a día de todas estas personas. Se encuentran en mitad de la absoluta nada y, sin embargo, gracias a estos proyectos son capaces de sacarle rendimiento a su tierra y autoabastecerse, e incluso generar una pequeña economía. Al ver esto surgen los sentimientos de orgullo y pertenencia, pues cada uno de nosotros, desde nuestros puestos de trabajo, contribuimos eslabón a eslabón a que esto sea posible’.

Este es el testimonio de nuestra compañera Lucía, del Departamento de Promoción de Andalucía. Lucía es una de las personas que se han desplazado a Guinea-Bissau en el marco del Programa de Becas de Viaje puesto en marcha con motivo del XXX Aniversario de la Fundación.

A este Programa han optado todos los miembros de la plantilla con más de cinco años de antigüedad. En total 13 personas están participando en él, seleccionadas de entre las más de 40 inscritas, distribuidas en dos viajes. El primero tuvo lugar del 21 al 27 de abril, en tanto que el segundo parte rumbo a Bissau hoy jueves 25 para regresar el 31 de mayo.

Joan, del Departamento de RRHH y al frente de las dos expediciones,  nos contaba durante su primer viaje, por ejemplo, que ‘la jornada de hoy ha sido muy muy intensa, y como dice el grupo, solo por hoy,  ya ha valido la pena‘.

Durante ambos viajes visitan varios de los proyectos de nuestro socio local ADPP-Guinea-Bissau, apoyados por la Fundación , como la Escuela Vocacional de Bissora, el proyecto de energía renovable para el desarrollo rural, también en Bissora, o la Escuela de Profesores de Primaria de Cacheu, en Bachil. Visitan, además, las dependencias de ADPP Vestuario, donde gestiona la ropa usada que es enviada desde España con el fin de atender la demanda local y generar fondos para los proyectos de cooperación.

Durante todo el viaje a terreno se promueve el intercambio de experiencias con las personas de las comunidades visitadas y con nuestros colegas de ADPP y el contacto con la realidad de nuestros proyectos. Una de las metas es que el equipo conozca en primera persona cómo y de qué manera se materializan los fondos generados con la gestión de ropa usada y la labor desplegada codo con codo con las personas involucradas. De hecho, Lucía contaba al poco de llegar a Bissora que ‘nos trasladamos hasta los proyectos de agricultura que tienen en la zona, donde son los propios agricultores y agricultoras los que nos expliquen su funcionamiento y cómo les ha cambiado la vida’.

Humana ha organizado anteriormente viajes similares a éstos. No obstante, este Programa de Becas se ha situado en un escalón superior, debido al número de personas participantes y al propio desarrollo de programa del viaje y al compromiso adquirido de que si el contexto es favorable, la experiencia se repetirá todos los años. Además, los viajeros se han comprometido a promover un plan de difusión de su experiencia, tanto a nivel interno como externo. El objetivo es dar más visibilidad a la labor que llevamos a cabo en los países del Sur y facilitar que  se conviertan en el  mejor embajador del trabajo de la Fundación.

‘Esta experiencia ofrece un sentido particular a la existencia. Es inevitable hacerte preguntas cuando estás aquí, buscando paralelismos con la vida cotidiana de cada uno. Seguramente sea este el nexo que nos conecta a todos los que estamos en este proyecto, y que nos ha convertido, de la noche a la mañana, en una gran piña’, explica Lucía.

Además, durante el primero de los viajes hemos aprovechado para grabar material para Humana. Personas. La Película, puesto que creemos que es esencial mostrar también en ella el puente que se establece con nuestro trabajo entre el Norte y el Sur. De residuo a recurso. Ropa que se convierte en desarrollo. 

UMANALA PELICULA_GUINEA BISSAU

Anuncios

Imaginemos una escuela…

humana-day_premio_mozambique

Imaginemos una escuela en el norte de Mozambique. Las dependencias son sencillas: un aula, una pizarra y unos pupitres. Esta sencillez contrasta con el entusiasmo que demuestran los chicos y chicas que estudian en ella. Por cierto, la gran mayoría van vestidos con ropa modesta pero elegante. Casi todas las prendas son de segunda mano.

Los galardones escogidos para los VII Premios Humana de Reutilización de Textil son muy especiales. Se trata de copias digitales de varios de los dibujos hechos por un grupo de alumnos de la Escuela Primaria de Motepuez, en Bilibiza (Mozambique).

La actividad se realizó el 15 de julio de este año. Con los dibujos pretendimos que los niños y niñas reflejaran los elementos que consideran fundamentales para su educación, con especial atención a la figura del maestro.

La escuela y sus profesores forman parte del Programa de Apoyo a la Educación de Calidad cofinanciado por Humana y la AECID, e implementado por ADPP, socio local de la Fundación en Mozambique.

HUMANA DAY MADRID

6 de octubre, a las 18 horas, en el Círculo de Bellas Artes

Entrega de los VII Premios Humana de Reutilización de Téxtil

#HumanaDay16

#educationforall

humana-day_premio_mozambique-2

Vente a Mozambique con Humana Italia

HUMANA VACACIONES SOLIDARIAS¿Todavía no tienes plan para este verano? ¿Estás pensando en hacer un viaje diferente? ¿Te gustaría viajar a Mozambique? ¿Te interesan unas vacaciones solidarias?

Si tu respuesta es sí, no lo dudes: nuestros amigos de Humana Italia y de ADPP-Mozambique nos proponen un viaje de dos semanas, a Muzuane, cerca de Nacala, en el Norte de Mozambique. Fechas de salida: a lo largo de los meses de junio, julio y agosto.

Este viaje es posible gracias al esfuerzo de los alumnos y alumnas de la Escuela Vocacional de Muzuane, que ofrece dentro de su programa educativo la formación en turismo.

Uno de los objetivos del viaje es dar la oportunidad a los viajeros de colaborar en los proyectos que Humana lleva a cabo en la zona. Por ello, incluye la participación en diversas actividades educativas para los jóvenes involucrados en los proyectos,  en las labores de mantenimiento de la propia Escuela o en las campañas de formación e información sobre VIH/SIDA que se llevan a cabo dentro del Programa TCE.

El viaje incluye entre 4 y 5 horas diarias de ‘trabajo de campo’. El resto del tiempo, los viajeros pueden dedicarse a conocer la riqueza natural y cultural de la zona, puesto que hay varias excursiones previstas. El objetivo en todos los casos es promover un intercambio de experiencias y puntos de vista, dando la oportunidad de aprender más sobre la realidad y problemática del norte del país, conociendo en primera persona cómo viven sus habitantes y conviviendo con ellos.

Nos vemos en Mozambique!

Tienes toda la información en www.humanaitalia.org

China: El desarrollo agrícola llega de sus propias manos

HUMANA CHINA FARMERS SHALATUONo son muchos los turistas que se adentran en esta región distante y aislada de China. Shalatuo, situada en el condado de Yuanyang, en el sur del país, es, sin embargo, famosa por sus espectaculares terrazas de arrozales y por la concentración de distintas minorías étnicas ataviadas con ropas de colores bajo un cielo siempre nublado.

Pero a pesar de esta deslumbrante atmósfera de colores, Yuanyang es una de las áreas más pobres de China, donde en torno a 150 millones de personas todavía viven con menos de 1,25 dólares al día, la mayoría en zonas rurales, según las últimas cifras del Banco Mundial.

UEPara ayudar a los agricultores chinos a mejorar sus condiciones de vida, Humana con apoyo de la Unión Europea impulsaron en noviembre de 2010 el proyecto Farmers’ Club o agrupación de agricultores en Shalatuo. A través de estas organizaciones –formadas por entre 30 y 50 personas cada una-, los agricultores unen fuerzas para fortalecer su capacidad de desarrollo y compartir gastos para reducir costes y facilitar el acceso al mercado.

Pero el objetivo del proyecto va más allá. En Shalatuo, donde muchas poblaciones carecen de conexiones por carretera y casi el 60% de la población no ha recibido ningún tipo de formación oficial, el programa también pretende introducir la educación preescolar, mejorar las condiciones higiénicas y sus hábitos nutricionales y facilitar la implicación de las mujeres en la toma de decisiones.

SONY DSCA través de la formación adecuada y del apoyo económico a la comunidad local, el club busca modernizar las prácticas agrícolas para mejorar el rendimiento y la calidad de los cultivos al mismo tiempo que se introducen técnicas agrícolas sostenibles que reduzcan el impacto de la producción en el medio ambiente.

Durante los tres años que lleva en marcha el proyecto, más de 12.000 personas han mejorado su calidad de vida gracias a los 34 ‘Farmers’ Club’ ubicados en las siete ciudades administrativas de la región. A lo largo de este tiempo, los agricultores han compartido experiencias y aprendido unos de otros y han adquirido las capacidades y la fuerza necesarias para negociar mejores precios para sus productos y para conseguir acceso a mejores mercados. Las cifras hablan por sí solas: sólo en 2011, la producción de maíz aumentó 250 kilos por acre y la de arroz creció 200 kilos; más de 1.200 agricultores se beneficiaron de ello.

Esta clase de iniciativa contribuye a la erradicación de la pobreza y a la mejora de la salud materna y fomenta la educación y la protección medioambiental, todos ellos parte de los Objetivos de Desarrollo del Milenio (ODMs) establecidos por la ONU para 2015.

En definitiva, el objetivo último es que los agricultores locales se hagan cargo del desarrollo de su propia comunidad.

Energía para la comunidad

HUMANA GUINEA BISSAU BLOG RAFAEL MASAcabo de regresar de Guinea-Bissau, un país africano de un millón y medio de habitantes, muy pobre y miembro del selecto grupo de Países Menos Adelantados, es decir, con bajo PIB, recursos humanos endebles (baja esperanza de vida al nacer, bajo consumo de calorías per cápita y baja matriculación escolar) y bajo nivel de diversificación económica.

Allí he tenido la oportunidad, entre otras cosas, de ver in situ como se está implementando un proyecto de Energías Renovables cofinanciado por la Unión Europea y varios socios de la Federación Humana People to People. Se trata de un proyecto de 4 años que involucra a varios miles de pequeños agricultores y sus familias y aldeas enteras en el área de Bissora, a una hora y media en coche de la capital, Bissau.

De mi estancia allí me voy a quedar con la foto que abre esta crónica, que hice yo mismo. He llegado a ese precario edificio acompañado por un técnico de ADPP-Guiné Bissau, nuestro socio local que lidera la implementación del proyecto. En ella podemos ver a cuatro personas. Ataviados con vestimenta local salta a la vista que practican la religión musulmana, como el 45% de la población del país. Son extremadamente amables y cercanos y hablan Criollo, por lo que no resulta fácil para mí entablar una conversación, pero algo nos entendemos.

El chico de la izquierda, con camiseta blanca, es maestro de escuela. El edificio de la foto es una escuela primaria en la Tabanca de Candjungudo, la única de ésta aldea. Los otros tres son los llamados Jefes de Aldea, que son los representantes de todos los habitantes de esta zona. Ellos han traído las llaves con las que han abierto las dos estancias de la escuela.

Si nos fijamos con algo más de detalle veremos que del techo cuelgan dos cables con dos pequeñas bombillas. Esto es lo que nos ha traído hasta aquí. Los cuatro anfitriones muestran orgullosos la instalación de cinco bombillas que alimentadas por un sistema de energía solar fotovoltaica permite que la escuela disponga de luz durante tres horas al día. En tabancas como esta el acceso a la energía se limitaba al uso de generadores de gasoil, lo que las familias no pueden permitirse. La nueva instalación es básica, requiere un escaso mantenimiento y permitirá iluminar la estancia durante los próximos 20 años si se utiliza correctamente. Y para ello se está ultimando la transferencia de la instalación a la comunidad, a través de sus representantes.

HUMANA GUINEA BISSAU BLOG RAFAEL MAS 2La comunidad será la encargada de velar por su buen uso, por su mantenimiento, por su seguridad y porque la instalación genere el valor añadido que se espera de él. En esta escuela se están organizando ya cursos de alfabetización para mujeres y clubes varios. La escuela tendrá vida desde las 19 h hasta las 22 h y la comunidad se beneficiará de este nuevo espacio.

Lo mismo sucederá en esta aldea con un centro de salud, una mezquita, un centro comunitario y un pozo con una bomba eléctrica alimentada también por un panel solar que permitirá extraer agua sin el esfuerzo que ahora dedican las mujeres.

En la jerga de cooperación hablamos muy a menudo de la “apropiación” por parte de los beneficiarios. Y éste es un muy buen ejemplo. La comunidad ha hecho suyas todas las nuevas instalaciones, establecido comités de gestión, cuidado y mantenimiento y velará por su buen uso. Podemos estar seguros que su aprovechamiento está en buenas manos. De todos modos, personal del proyecto seguirá supervisando todas las iniciativas durante los próximos tres años y compartiendo las ideas y las actividades que se van a realizar.

Rafael Mas
Departamento de Proyectos de Cooperación

Colores, sabores y olores de India

India es un país que no te deja indiferente por sus colores, sus sabores, sus olores…una vez que recorres sus caminos te maravillas con su gente y sus costumbres. Vuelves a tu realidad con el corazón lleno de su dulce y modesta hospitalidad. Durante el viaje tuvimos oportunidad de visitar varios proyectos relacionados con salud, educación, micro financiación, energía o de gente sin hogar.

Fuimos testigos de la presencia de Humana en tres importantes zonas geográficas de India con alta densidad de población. Zonas muy diferente entre si: de grandes ciudades repletas de slums –suburbios- en la periferia a áreas verdes de gran belleza agreste en las que los cultivos dependen de unas condiciones climáticas adversas y de unos recursos escasos. Por ello, los programas de Humana sobre seguridad alimentaría son todavía más importantes, ya que tratan que cada familia se autoabastezca con un pequeño huerto creando al mismo tiempo una red comunitaria de ayuda.

En un sólo día visitamos 31 plantas de biogás en la zona de Dousan. Con este proyecto Humana impulsa dos acciones: la reutilización de las heces como fuente de metano y butano para cocinar y evitar que las mujeres inhalen gases perjudiciales para su salud; y la reutilización de los residuos como abono natural.

No podemos dejar de mencionar la condición indigna en la que se encuentran las mujeres de las zonas que visitamos: sumisas, sometidas, silenciadas a pesar de que, como en muchos otros países, son el pilar de la sociedad, el motor económico y la base de la familia. Por suerte, pudimos compartir una tarde con un grupo de mujeres que podemos decir sin ninguna duda fue uno de los mejores momentos vividos en India.

Estas mujeres nos mostraron en qué consiste su trabajo diario, cocinaron para nosotras, bailaron y nos hicieron reír sin ni siquiera compartir un mismo idioma. Algo que no fue en ningún momento barrera para entendernos y disfrutar plenamente de aquella maravillosa tarde con ellas. Aunque en muchas ocasiones lo que estábamos viviendo no era fácil, cada día encontramos momentos muy agradables en los que la gente quiso compartir su vida con nosotras y situaciones que nos hacían sonreír.

Ani Velasco / Andrea Vera

Departamento de Clasificación /  Departamento de Tiendas

África además de cara tiene alma (y III)

Al final de mi aventura en Zambia acabé convencida de que he conocido a personas realmente inteligentes, con capacidad, y que lograrán hacer grandes cosas en su vida. Personas generosas que anteponen el tú al yo en todo momento, que están dispuestas a entregar todo lo poco que tienen; personas orgullosas de su país; personas amables, sonrientes y alegres; personas que valen muchísimo: personas magníficas, pero que verdaderamente necesitan un ambiente que les acompañe y en el que puedan vivir y realizarse.

Necesitan imperiosamente oportunidades que les sigan proporcionando alicientes, incentivos y fuerzas suficientes para seguir adelante con sus expectativas de progreso y sus sueños.

Esto último es lo único que me entristecía un poco cuando se iba acercando la hora de partir, de regresar a Europa, al “otro mundo”, porque realmente lo es, es un mundo diferente al de mis amigos de Ndola. Pues las opciones que ellos tienen de medrar en la vida son increíblemente limitadas en comparación con las que nosotros tenemos aquí. Ello suscitaba en mí el temor a que ese entusiasmo por hacer cualquier cosa, lo que sea…,  ése que les sobra a aquellos jóvenes que acaban la educación secundaria gracias al esfuerzo de sus familias, se convierta un día en frustración y desánimo, y al final, desidia por la vida… como me parecía atisbar claramente en la cara de los bebedores de las cantinas que también encontrábamos casi en cada esquina…

De hecho, en general la figura más triste del hogar era la del padre porque pocas madres de los 80 grupos de apoyo que asistíamos (solían estar formados mayoritariamente por mujeres) tenían unos maridos dignos… Los demás se emborrachaban, habían muerto,  o se habían ido de casa. La falta de la  figura paterna en las familias marcaba bastante a los niños.

En cuanto a la riqueza y diversidad tanto natural como cultural de Zambia, no se me pueden olvidar las dos semanas excepcionales que pasamos en la Provincia del Sur, concretamente en Kalomo y Livingston, visitando el proyecto ‘Farmer Club’, de Humana, y las cataratas Victoria, respectivamente.

Para terminar, sé que la experiencia me ha aportado mucho más de lo que puedo llegar a describir. Aún es muy pronto para conocer el calado real que han tenido en mí las situaciones, las conversaciones y las vivencias en general… aunque si me tuviera que quedar con algunas palabras que consiguieran expresarlo, más podrían ser prudencia, fortaleza, templanza y esperanza. Por mi parte… no sé qué he podido aportar. Quizás, cercanía y compromiso.

El regreso a España trato de llevarlo con filosofía… al principio sentí mucha alegría por el encuentro con la familia y con los amigos; sin embargo, durante los días siguientes va creciendo el sentimiento de tristeza por las personas que has dejado de ver y las tareas que has dejado de desempeñar… Los días pasan y te das cuenta de que todo aquello que no te gustaba de tu cultura se hace a cada momento más insoportable y sin sentido. Pero todo esto está en una constante lucha interior, procurando buscar también lo positivo, con la emoción de haber aprendido a vivir de otro modo y de poder aportar algo al cambio de ese sin sentido.

La experiencia como cooperante en África con Humana me ha dado esas energías y fuerzas tan necesarias para insistir en la axiología de los inquietos y los soñadores… y, desde ese punto de vista, es una experiencia que le recomiendo a todo el mundo.

Tampoco puedo dejar de mencionar aquí lo agradecida que estoy a todas las personas (compañeros, miembros de grupos de apoyo y de clubes juveniles) que nos invitaron a pasar a sus casas en Ndola (provincia Central) y en Kalomo (provincia del Sur), que a veces hasta cocinaron para nosotros, deseosos de que conociéramos su modo de vivir junto a sus familias. Nos ofrecieron lo mejor que tenían  y nos dedicaron su tiempo como si fuéramos alguien especial…

…desearía que algún día pudiéramos recibirles de la misma manera entre nosotros.

Fina Cabrera

Cooperante