‘Se ha avanzado mucho en reciclaje, pero queda mucho que hacer en la cultura de la sostenibilidad’

HUMANA DAY Jesus Martinez LinaresJesús Martínez Linares, licenciado en Ciencias Físicas por la Universidad de Sevilla y doctor en Ciencias Físicas por la Universidad Autónoma de Madrid, ejerció a partir de 2007 como embajador climático del proyecto “The Climate Reality Project” de Al Gore, y se convirtió en uno de los cien colaboradores más activos del ex vicepresidente de los Estados Unidos. Es el fundador y presidente de la Asociación Cívico Ambientalista SUSTENTA, y está especializado en la divulgación del cambio climático y la sostenibilidad. Es autor, entre otras obras, del libro “Cambio climático: una realidad acuciante” (Vipren, 2008).

Martínez Linares interviene como ponente este jueves 10 de octubre en Humana Day, Sevilla, 18:30, Casino de la Exposición.

Usted vivió una gran experiencia gracias al proyecto de Al Gore.

Al Gore, tras recibir el Premio Nobel en 2007, vino a España para impartir un entrenamiento personal de tres días a 200 personalidades españolas, de los que salimos un grupo de embajadores climáticos. El objetivo consistía en estar presentes en diferentes  instituciones y ateneos explicando la realidad incómoda que representa el cambio climático. Un año después, fui elegido uno de los cien colaboradores más activos en el planeta.

¿Acudió a la cumbre celebrada en Copenhague en 2009?

Allí estuve con el grupo de Al Gore y confieso que ha sido una de las experiencias más impactantes de mi vida. De hecho, me considero miembro de la que llamo “generación Copenhague”. Ese fracaso marcó nuestra trayectoria vital porque aquél era el momento. Había una expectación enorme por lo que allí se estaba debatiendo; había unas 200 ONG de todo el mundo hablando el mismo lenguaje, sincronizados. Una aplastante mayoría de ciudadanos pedían a los políticos un acuerdo justo, ambicioso y vinculante respecto al cambio climático. Se rozó con la yema de los dedos pero lo que conseguimos fue un jarro de agua fría. Parafraseando a Obama, en lugar de “Yes, we can” podríamos decir “Yes, we could, but we didn’t”.

No oculta usted su decepción.

Fue una oportunidad perdida porque la próxima cita relevante tendrá lugar en el año 2020. Es una década perdida. Todos los años se celebran cumbres pero son más bien cosméticas. Todo depende de la voluntad política de los países con más emisiones de CO2 a la atmosfera, que son EEUU y China. Está previsto que en 2020 tenga lugar una cumbre tan ambiciosa como la de 2009. Sin embargo, insisto, el reloj sigue haciendo “tic tac” y está claro que ya vamos tarde en la lucha contra el cambio climático. Pido que los líderes no sean tan ciegos políticamente para que haya otro aplazamiento. Estamos frente a un tema totalmente urgente y espero que en 2020 se adopten medidas definitivas.

¿Cree usted que el fenómeno ha desaparecido de las portadas de los medios?

Fue mérito de Al Gore ponerlo en la agenda política mundial, pero tras la renuncia de Estados Unidos y China, todo se vino abajo. Posteriormente, hay que decir que la crisis económica no ha ayudado a mantener este fenómeno en la primera plana. Se ha mantenido un poco por debajo de la alfombra. Es cierto que, debido al descenso de la actividad industrial, las emisiones de CO2 han bajado en España, pero han seguido aumentando a nivel global.

HUMANA DAY SUSTENTA

¿La sociedad es consciente de los retos que plantea el cambio climático?

Cuando volví de México en el 2004 me di cuenta de que España era el país de Europa más afectado por los efectos del cambio climático y en cambio la sociedad vivía de espaldas a ello. Eso me animó a fundar la ONG SUSTENTA, a escribir el libro “Cambio climático: una realidad acuciante” y a luchar para sensibilizar y concienciar a la población de que es un hecho que nos afecta a todos. Siguiendo el lema “piensa globalmente pero actúa localmente”, SUSTENTA ha impulsado en Chiclana desde el 2008, 25 proyectos que han llegado a 20.000 personas. Ése es nuestro granito de arena, nuestra demostración de que se pueden hacer cosas. Al final se trata de que muchas gotas formen un océano, y nada mejor que ello que predicar con el ejemplo y hacerlo en tu propio entorno ¡Ojalá hubiera más “sustentas” en muchos más municipios!

¿Somos una sociedad con conciencia ambiental?

Hay un ecobarómetro que constata que ha habido un cierto progreso en ese sentido. No obstante, tenemos el problema de que los temas ambientales o científicos son bastante complejos y la gran mayoría de personas apenas van más allá de la superficie. Resulta muy complicado explicar a fondo ciertos conceptos y por ello nos quedamos con una visión superficial. En nuestra comunidad se ha avanzado mucho en reciclaje, por ejemplo, pero queda mucho que hacer en la comprensión de la cultura de la sostenibilidad. Por ejemplo, en Andalucía se ha desarrollado una cultura del ahorro del agua, pues es evidente para todos que es un bien escaso. Ahora queda por desarrollar una cultura del ahorro de otro bien escaso: la energía. El reto es acostumbrarnos a ciertos hábitos de vida que suponen un importante ahorro energético. En relación al cambio climático, el gran problema es que no somos del todo conscientes del reto al que nos enfrentamos. Ello se explica muy bien con la historia de la rana del puchero.

¿Puede explicármela?

rana¿Has visto la película de Al Gore “Una verdad incómoda? En ella aparece el experimento de la rana y el cubo de agua. Si hierves primero el agua y luego mete una rana, esta se achicharra y saldrá de un salto del cubo. Pero ¿qué pasa si lo haces al revés? ¿Si primero metes la rana, luego el agua y luego se calienta poco a poco el recipiente? Pues resulta que la rana no salta. La temperatura sube tan gradualmente que la rana no acierta a saber qué está pasando hasta que ya es demasiado tarde. Este experimento ilustra el fenómeno de normalidad progresiva al que estamos sometidos con el cambio climático ¡Estamos como ranas en un puchero! La subida de temperatura debido al calentamiento global es gradual y actúa a una escala temporal más amplia que una vida humana. Es por eso que es difícil, como a la rana, darnos cuenta que estamos alterando profundamente el clima.

¿Qué le diría a aquellos que niegan el cambio climático?

Al IPCC contribuyen más de 2.500 científicos de 130 países. El IPCC  es conciencudo; invierte siete años en emitir cada uno de sus informes. De momento se han elaborado cuatro informes en 28 años, y ahora se publica el quinto. Hay un gran consenso científico respecto a la influencia humana en el cambio climático. Es  un hecho totalmente contrastado. La investigación sobre el cambio climático sobre la que se basa el cuarto informe es una de las empresas científicas más importantes de la humanidad. Sin embargo, hay grandes lobbies y muchos intereses económicos en juego; no olvidemos la gran influencia que tienen ciertos países y ciertas compañías y que también ha habido grandes campañas para desprestigiar y añadir confusión entre la población. Ha sucedido algo similar al tabaco. Existe evidencia científica desde hace mucho tiempo de que fumar provoca cáncer. No obstante, ciertos grupos de presión han utilizado durante años la táctica de generar dudas acerca de esa certeza para confundir a los ciudadanos.

HUMANA DAY INFORME IPCC¿Andalucía es una comunidad autónoma abanderada en la lucha contra los efectos del cambio climático?

Es verdad que en muchos aspectos somos pioneros;  aunque  falta una ley general del cambio climático que regule de forma transversal todas las acciones y voluntades. La administración ha demostrado interés pero queda aún muchísimo por hacer. Es uno de los temas que debiera suscitar un amplio consenso entre la sociedad civil y todos los partidos políticos.  El CO2 no tiene color.

¿Cree que el reto del cambio climático podría ayudar a salir de la crisis económica?

Frente a la crisis hay personas que piensan que todo lo relacionado con el cambio climático no es una prioridad, pero creo que es precisamente todo lo contrario. Afrontando los retos de este fenómeno podríamos encontrar también una salida de la recesión. Al final, en el centro de todas las crisis están la codicia y el egoísmo, el hecho de no respetar los límites de nuestros recursos y del sentido común. La naturaleza es una gran pedagoga: tiene la solución a la sostenibilidad. Una de las claves de la recuperación económica pasa por las energías renovables, que son para España, por su abundancia y su desarrollo, un activo estratégico.  Hay que huir de la caduca economía fósil y apostar por la economía renovable; en ese sentido, aquí tenemos recursos renovables en abundancia como el sol, el viento, las mareas, la geotermia… y además no son deslocalizables. Sin embargo, cada vez ponemos más palos en las ruedas. Es muy difícil entender cómo se desmonta esta estructura, cuando cuatro años atrás Obama citaba a España como país pionero en energías renovables. Ahora es al contrario. En cuatro años hemos perdido el tren de las energías renovables. Hemos perdido la oportunidad histórica de liderar este tren de futuro.

Jesús Martínez Linares interviene como ponente este jueves día 10 de octubre en Humana Day Sevilla. 18:30 horas. Casino de la Exposición

HUMANA DAY 2013 BANNER

“No imagino un futuro sin energías renovables”

HUMANA SUSANA MAGRO CAMBIO CLIMATICO

Susana Magro, directora general de la Oficina Española de Cambio Climático, interviene como ponente en el Humana Day que se celebra hoy en Madrid, a partir de las 18:30 horas, en el Círculo de Bellas Artes.

Magro analiza en esta entrevista el papel de España y de sus ciudadanos antes los retos que plantea el cambio climático, el desarrollo sostenible y el consumo de energía.

¿Cree que la apuesta por las energías renovables puede suponer un impulso que ayude a salir de la crisis económica?

Estamos convencidos de que las políticas de cambio climático son un motor hacia una economía baja en carbono y, sin duda, el uso sostenible de los recursos naturales, así como las energías limpias y la eficiencia energética son elementos clave para afrontar con éxito este desafío.

No puedo imaginar un futuro en el que la sostenibilidad ambiental y el cambio climático no sean el eje sectorial de la planificación energética y de infraestructuras. Igual que no imagino un futuro sin energías renovables.

¿Considera que es un tema prioritario para la sociedad? ¿O quizás ha perdido peso ante otros temas o preocupaciones?

Es indudable que el actual escenario económico internacional ha marcado y continúa marcando la actualidad más inmediata y, por tanto, es una de las mayores preocupaciones de los ciudadanos. Sin embargo, desde el Ministerio de Agricultura, Alimentación y Medio Ambiente y la Oficina Española de Cambio Climático ponemos todo nuestro empeño y trabajamos convencidos de que en momentos como éste, en el que es imprescindible crecer, resulta fundamental hacerlo de una manera sostenible ambientalmente. Estamos seguros de que se puede reducir emisiones y a la vez crear empleo y actividad económica.

 ¿Cree usted que este fenómeno ha perdido presencia en la sociedad, en especial en los medios de comunicación?

Es cierto que la actualidad económica centra el interés informativo en nuestros días precisamente por lo que comentábamos antes. No obstante, y como ha demostrado el eco mediático del último informe del Grupo I del Panel Intergubernamental de Cambio Climático (IPCC) conocido la pasada semana, se trata de un tema que nos afecta y preocupa a todos y  del que depende el futuro de nuestro Planeta.

En este informe, de una forma concreta y sencilla de entender, se ratifica lo que los responsables políticos deben hacer para luchar contra el cambio climático. Ahora más que nunca todos tenemos que estar comprometidos hacia nuevos patrones sostenibles. Los sectores empresariales, industriales y financieros españoles, así como los ciudadanos, están preparados para ello. Los gobiernos, como no puede ser de otra manera, debemos dar ejemplo y en esta tarea España está comprometida al cien por cien.

¿Encuentra que la sociedad tiene una buena conciencia ambiental?

 Sin duda. Hemos avanzado a pasos de gigante y en nuestro país el medio ambiente es ya un valor social compartido. Los gobiernos debemos comprometernos y asumir nuestra responsabilidad pero, a la hora de buscar soluciones, es imprescindible contar con “aliados”, tanto por parte las empresas como por parte de los ciudadanos, puesto que afrontar la lucha contra el cambio climático es tarea común para todos.

Los ciudadanos sólo tenemos a nuestro alcance pequeñas acciones para poner nuestro granito de arena ante los efectos del cambio climático. ¿Son útiles?

Por supuesto. Resulta esencial que el ciudadano conozca y entienda qué consecuencias tienen nuestros actos cotidianos en la generación de emisiones de CO2, es decir, hay que poner en directa relación nuestras acciones y los resultados de las mismas que se traducen en emisiones de gases de efecto invernadero.

Por ejemplo, no debemos olvidar que el 30% del consumo total de energía en nuestro país procede de los hogares y del uso del vehículo privado lo que pone de manifiesto el papel fundamental que jugamos los ciudadanos a la hora de emitir CO2 dependiendo de qué compramos, cómo usamos la energía y los electrodomésticos y qué medios de transporte utilizamos

Energía renovable para una vida mejor en Guinea-Bissau

HUMANA AGRICULTURA GUINEA 3

Jacinto, de 39 años, es propietario de una tierra que ha estado cultivando como modo de vida durante los últimos cinco años. Jacinto vive en Oio, Guinea-Bissau, la región más pobre del país, donde el 69% de los cabeza de familia son analfabetos y el 60% de los niños no acude a la escuela. Su familia está formada por 14 personas y la mayor parte de los niños trabaja en el campo. Si Jacinto existiera de verdad, sería el prototipo de los 350 agricultores que decidieron unirse al ‘Farmers’ Club’ de Oio en 2010, un proyecto impulsado por ADPP-Guinea-Bissau, la organización hermana de Humana  en este país. ¿El objetivo? Aprovechar el enorme potencial agrícola de la región para salir de la pobreza. En este caso, a través de iniciativas energéticas que se suman al resto de actividades que el programa promueve entre los agricultores locales.

La formación de los agricultores ha sido indispensable para que las instalaciones técnicas funcionen y para crear conciencia sobre la importancia de la energía sostenible. Además, los miembros del club han aprendido unos de otros, compartiendo experiencias y recursos y trabajando juntos en la compra/venta de sus productos para obtener los mejores precios.

Según los técnicos del proyecto, la formación de los agricultores desempeña, además, un rol crucial en la reducción de la pobreza en Guinea-Bissau, uno de los países más pobres del mundo, donde el 60% de la población vive con menos de dos dólares al día, lo que lo sitúa en el puesto 176 de 187 en el Informe Sobre Desarrollo Humano en 2012 de la ONU. Aunque el sector agrícola emplea al 85% de la mano de obra del país, las áreas rurales continúan siendo las más olvidadas: el 94,3% de la población no tiene acceso a electricidad.

HUMANA GRICULTURA GUINEA-BISSAU

Sistemas de energía solar

El ‘Farmers Club’ de Oio, que estará funcionando hasta finales de octubre de 2015, incluye la instalación de 24 sistemas de bombeo de agua mediante energía solar, tanto tanques de agua como elementos de riego para campos de cultivo, y 51 sistemas solares de iluminación para instituciones sociales (escuelas, mezquitas, centros médicos…). Los paneles solares instalados varían dependiendo del uso de cada edificio: por ejemplo, las escuelas contarán solamente con un panel de cinco bombillas, suficientes para iluminar la habitación. Por su parte, el centro comunitario necesita de tres paneles ya que, en principio, se utilizará para actividades de ocio como ver partidos de fútbol en torno a la televisión, y las instalaciones de suministro de agua requieren de una importante inversión en sistemas fotovoltaicos con, al menos, cinco paneles.

Marta Mansilla, técnica de proyecto, explica que “ha sido un gran logro para la comunidad. Por ejemplo, gracias al sistema solar establecido en el centro de salud, ahora es posible atender casos de urgencia. Todavía les falta mucho material, pero al menos tienen luz eléctrica en vez de tener que usar velas. El jefe de la unidad me transmitió su felicidad”.

Centro de producción comunitaria con biofuel

El proyecto también incluye la instalación de 15 centros de producción comunitaria con biofuel que funcionarán, además de para la generación de energía, para promover la creación de pequeñas empresas entre los agricultores rurales. Marta señala que “el centro está diseñado para que los agricultores procesen sus productos, organicen la venta de estos procesos y generen ingresos. Pero también para que comiencen pequeños negocios que les permitan aumentar sus ingresos, crear empleo y desarrollar su sistema de producción agrícola”.

El resultado es que no sólo la familia de los agricultores asociados se está beneficiando del club, sino también el resto de la comunidad, ya que se traduce en una mejora de las condiciones de vida. “El trabajo común ha creado importantes conexiones y relaciones entre los miembros de los clubs y las instituciones locales, regionales y nacionales”, concluye Marta.

Energía para la comunidad

HUMANA GUINEA BISSAU BLOG RAFAEL MASAcabo de regresar de Guinea-Bissau, un país africano de un millón y medio de habitantes, muy pobre y miembro del selecto grupo de Países Menos Adelantados, es decir, con bajo PIB, recursos humanos endebles (baja esperanza de vida al nacer, bajo consumo de calorías per cápita y baja matriculación escolar) y bajo nivel de diversificación económica.

Allí he tenido la oportunidad, entre otras cosas, de ver in situ como se está implementando un proyecto de Energías Renovables cofinanciado por la Unión Europea y varios socios de la Federación Humana People to People. Se trata de un proyecto de 4 años que involucra a varios miles de pequeños agricultores y sus familias y aldeas enteras en el área de Bissora, a una hora y media en coche de la capital, Bissau.

De mi estancia allí me voy a quedar con la foto que abre esta crónica, que hice yo mismo. He llegado a ese precario edificio acompañado por un técnico de ADPP-Guiné Bissau, nuestro socio local que lidera la implementación del proyecto. En ella podemos ver a cuatro personas. Ataviados con vestimenta local salta a la vista que practican la religión musulmana, como el 45% de la población del país. Son extremadamente amables y cercanos y hablan Criollo, por lo que no resulta fácil para mí entablar una conversación, pero algo nos entendemos.

El chico de la izquierda, con camiseta blanca, es maestro de escuela. El edificio de la foto es una escuela primaria en la Tabanca de Candjungudo, la única de ésta aldea. Los otros tres son los llamados Jefes de Aldea, que son los representantes de todos los habitantes de esta zona. Ellos han traído las llaves con las que han abierto las dos estancias de la escuela.

Si nos fijamos con algo más de detalle veremos que del techo cuelgan dos cables con dos pequeñas bombillas. Esto es lo que nos ha traído hasta aquí. Los cuatro anfitriones muestran orgullosos la instalación de cinco bombillas que alimentadas por un sistema de energía solar fotovoltaica permite que la escuela disponga de luz durante tres horas al día. En tabancas como esta el acceso a la energía se limitaba al uso de generadores de gasoil, lo que las familias no pueden permitirse. La nueva instalación es básica, requiere un escaso mantenimiento y permitirá iluminar la estancia durante los próximos 20 años si se utiliza correctamente. Y para ello se está ultimando la transferencia de la instalación a la comunidad, a través de sus representantes.

HUMANA GUINEA BISSAU BLOG RAFAEL MAS 2La comunidad será la encargada de velar por su buen uso, por su mantenimiento, por su seguridad y porque la instalación genere el valor añadido que se espera de él. En esta escuela se están organizando ya cursos de alfabetización para mujeres y clubes varios. La escuela tendrá vida desde las 19 h hasta las 22 h y la comunidad se beneficiará de este nuevo espacio.

Lo mismo sucederá en esta aldea con un centro de salud, una mezquita, un centro comunitario y un pozo con una bomba eléctrica alimentada también por un panel solar que permitirá extraer agua sin el esfuerzo que ahora dedican las mujeres.

En la jerga de cooperación hablamos muy a menudo de la “apropiación” por parte de los beneficiarios. Y éste es un muy buen ejemplo. La comunidad ha hecho suyas todas las nuevas instalaciones, establecido comités de gestión, cuidado y mantenimiento y velará por su buen uso. Podemos estar seguros que su aprovechamiento está en buenas manos. De todos modos, personal del proyecto seguirá supervisando todas las iniciativas durante los próximos tres años y compartiendo las ideas y las actividades que se van a realizar.

Rafael Mas
Departamento de Proyectos de Cooperación

ODM: Sin acceso a la energía no hay desarrollo posible

Alrededor del 16% del consumo mundial de energía proviene de fuentes renovables.  Los problemas del cambio climático, los altos precios del petróleo y las disputas por el crudo están impulsando la creciente legislación de energías renovables y su uso.

En Guinea-Bissau, el 31% de la población está desnutrida, el 30% de la población adulta no sabe leer ni escribir y la esperanza de vida es 48,6 años.Se trata de uno de los países más pobres del planeta y, por ello, uno de los más importantes para los Objetivos de Desarrollo del Milenio (ODM). Lo interesante es que el acceso a energía no está incluido en los ODM, aunque la energía es fundamental para el desarrollo sostenible y la lucha contra la pobreza. Afecta a todos los aspectos del desarrollo. Además, ninguno de estos Objetivos se puede cumplir sin una gran mejora en la calidad y cantidad de los servicios de energía en los países en desarrollo.

El Objetivo 1, erradicar la pobreza, lo demuestra. La mayoría de alimentos de primera necesidad deben ser cocinados y procesados ​​antes de ser consumidos. El transporte de mercancías al mercado requiere fuerza motriz. Y las actividades productivas, el empleo, la agricultura y el comercio requieren energía.

Los ODM 2 y 3, sobre la educación e igualdad de género, ponen de manifiesto otros ejemplos. Muchas niñas no van a la escuela a fin de apoyar las necesidades familiares de agua y energía. Las zonas rurales tienen dificultades para atraer a los docentes a las comunidades no electrificadas. Es difícil para los niños y niñas estudiar por la noche sin luces. Y la falta de servicios de energía restringe las oportunidades económicas de las mujeres.

Si continuamos, vemos que los ODM 4, 5, y 6, sobre salud y enfermedades, también demuestran la importancia de la energía. La contaminación del aire interior de la cocina sin ventilación es la cuarta causa de muerte para las personas en los países en desarrollo. La carga física de la madera y el acarreo de agua provoca agotamiento y socava la salud de las mujeres.

La falta de electricidad causa  limitaciones en los servicios de salud. Y la falta de tecnología limita la capacidad de las personas para aprender sobre la salud y la prevención de enfermedades

Y finalmente, el ODM 8, la mejora del medio ambiente, también tiene mucho que ver con la energía;  los servicios de energía más limpia pueden fomentar una mejor gestión de los recursos naturales, incluyendo agua de mejor calidad.

Solamente un 5,7% de la población de Guinea-Bissau tiene acceso a electricidad y 90% de la población depende de la leña para combustible. El país no posee combustibles fósiles ni tiene centrales hidroeléctricas de energía. La renovable es, por todo ello, una muy buena opción para que la población del país tenga acceso a algún tipo de energía, puesto que tal y como vemos, la energía es una de las claves del desarrollo.